martes, marzo 21, 2006

Me escribe Jorge León:

He entrado en una fase que considero terminal porque a la pentaplejia irreversible se ha añadido la cronicidad de las infecciones frente a una tolerancia cada vez menor a los antibióticos, lo que me provoca indeseables sufrimientos físicos y psíquicos. Y todo ello en un contexto asistencial que se ha hecho insostenible.
Ante la perspectiva de acabar en breve en una residencia abandonándome a una muerte miserable lanzo el siguiente mensaje por si el azar por una vez se torna generoso.

Quiero decíirlo ya claramente y recabar, si fuera buenamente posible y con todas las precauciones necesarias, ayuda directa, indirecta, contactos, ... ; quiero también que quede constancia de ello a efectos legales: seguir en este estado para mi tan penoso y sin otras perspectivas que ir empeorando, no tiene sentido: esto hay que irlo acabando ya y con cierta urgencia.
Necesito la mano que sostiene el vaso, la mano habil que supla mi mano inutil, una mano que actue según mi voluntad aún libre:tengo todo preparado para que quien me ayude quede incógnito.

Que a nadie se le ocurra contestar a esto nada por correo.e.

Preguntas y contactos desde un tf público o seguro al 665382803 , o por correo postal a c/Geral Almirante nº7,1º izda Valladolid 47003

20 Comments:

Blogger Alejandro said...

No creo que halla nada después de la expiración pero espero que estés mejor.
Eres digno de admirar. Álejandro desde Cádiz

2:15 p. m.  
Blogger lordmelmoth said...

encontraste la mano. espero que ahora encuentres, por fin, el silencio luminoso de la eternidad.

3:26 p. m.  
Blogger Alcorro said...

La ley deberia tener mecanismos de actualizacion mas eficaces para hacer frente a situaciones como la tuya para facilitar una labor ya de por si delicada. Perseguir al cooperador como si se tratase de un delincuente no es forma de facilitar esa labor

3:35 p. m.  
Blogger manper said...

Me alegro de que se cumpliera su voulntad. No ha molestado a nadie, y cada uno es libre de hacer lo que le venga en gana con su vida, si con ello no hace daño a nadie de su entorno.

4:26 p. m.  
Blogger alvaro alonso said...

Jorge se fue como el queria. A ver si esta sociedad hipocrita comienza a aplicar el termino libertad a lo IMPORTANTE. Es que vamos ha aceptar la discriminacion de una persona como Jorge por su invalidez? Es que otra persona sin esa minusvalia no habria puesto fin a su vida mucho antes? Vamos a ser honestos

4:38 p. m.  
Blogger Jinete de estrellas said...

Alma en pena,
voluntad discapacitada cinco veces
recuerdos de una mano creativa,
despojos de un hombre que fue
pero que todavía ERA antes del tránsito.

Saldos y retazos de sueños destilados
que quedaron inmóviles en 4 ruedas
ojos impotentes y lágrimas mudas
necesidad de una mano insensible, inhumana
plegarias desesperadas de un combatiente
que sopló con labios secos
la vela de la esperanza.

León que cesó de rugir sus pesares.
Escudero que bajó la guardia y soltó su escudo
voluntad por fin cumplida,
suspiro por última vez y al fin,
el dolor cede su lugar a la paz...
y J. recuesta su cabeza,
en compañía de un vaso a medias vacío.


Rezo porque que Lucas S. haya partido en paz, y en lo más profundo de mi alma espero que haya sido por voluntad de Dios y no por eutanasia asistida.

7:05 p. m.  
Blogger kenedhor said...

Haya sido o no por eutanasia asistida, lo que está claro es que esté donde esté, para creyentes o no creyentes, Jorge León (no Lucas S., como dice el "bienintencionado" jinete de estrellas) se encuentra ahora mismo en un lugar mejor.
Pero yo me pregunto, ¿se debe hacer esto con todo el que lo pida? ¿Qué pasa con los que sufren una depresión grave o tienen cualquier enfermedad psicosomática (como anorexia, bulimia...)? ¿También hay que dejarlos morir?
Personalmente, si me ocurriera algo así y pidiera la eutanasia, en este momento digo que no me gustaría que alguien se ofreciera a hacerlo sin antes hacer todo lo posible para ayudarme a pasar el mal trago. Pero claro, no he pasado por eso.
Para situaciones irreversibles tan dramáticas como la de Jorge, no tengo dudas.
Descansa en paz, y que tu ejemplo sirva para evitar el sufrimiento de otros muchos.

10:43 p. m.  
Blogger Alki said...

Esté donde esté, exista o no algo mas allá de la muerte, Jorge León sigue muy vivo en sus escritos, llenos de lucidez y razón...

Te he descubierto a raiz de tu muerte, es lo normal en esta absurda sociedad, ojalá te hubiera descubierto antes, aun asi me has enseñado muchas cosas sobre la vida y la muerte..

hasta pronto amigo...

8:32 a. m.  
Blogger noixe said...

Realmente vivo en una nube desde la cual ni veo el árbol ni el bosque. He aprendido más en media hora leyendo estas consideraciones sobre la existencia a través de la propia vivencia y observación de uno mismo que en toda mi propia vida.
¡Qué pena no haberte conocido antes, Jorge León!

11:44 a. m.  
Blogger arianna said...

no se escribir muy bien en espanol...pero lo siento...mucho!!!
esta historia me hace pensar a mi vida y a todo las veces que no tengo gana de hacer las cosas..y a las veces que estoy triste sin saber porque me pasa..
un besazo a todos..porque me han gustado muchos los commentos...y seguro jorge ahora estarà en paz..y libre..hasta pronto amigos espanoles..un abrazo Arianna de Italia!!

11:36 p. m.  
Blogger Cromm said...

Hasta siempre Jorge amigo,yo te conocí hace muchos años antes de tu desgraciado accidente,soliamos salir a visitar cuevas con un grupo de espeleologia,dentro de ese grupo teniamos un grupillo afin entre nostros y tu estabas en el,siempre te recordare con mucho cariño.
Es una pena que te hayas marchado de esta forma tan triste, por culpa de esta sociedad hipócrita.
Adios amigo.

4:40 p. m.  
Blogger la_vida_no_espera said...

Desde mi tetraplejia apoyar la decisión de Jorje -a quien no conocía- de buscar una solución a su sufrimiento.

Tambien dejar patente mi ESTREMECIMIENTO ya que siempre se da mucho bombo mediatico a un tipo de union: tetraplejia = a deseo de morir.

¿Cuantas veces nos dejan asomarnos a los medios para gritar que tienen que derribar las barreras que nos encarcelan y nos convierten en dependientes?

Yo, tetraplejica, con un tratamiento oncológico, busco TRABAJO para poder VIVIR y EMANCIPARME A LOS 46 AÑOS, estoy segura que Jorge, me apoyaria si pudiese, Suerte, compañero!!!

6:55 p. m.  
Blogger el_humano_imposible said...

…“Y cuando llegue el día del último viaje
Y esté a partir la nave que nunca ha de tornar,
Me encontraréis a bordo desnudo de equipaje
Casi desnudo, como los hijos de la mar”.


No son míos, Jorge, son de Antonio Machado (eso creo, mi memoria me falla algunas veces). Somos muchos “los hijos de la mar”, los que luchamos y lucharemos siempre por la dignidad del “último viaje”, o, para decirlo claro y alto, por la EUTANASIA frente a la CACOTANASIA. Lo he aprendido en tu Blog: hay que llamar a las palabras, esas palabras malditas que siempre nos traicionan, por su nombre.
Si te cito estos versos IN MEMORIAM, es porque sé que no te has ido solo, Jorge, ni desnudo. Estás arropado con la RAZÓN, tu pensamiento lúcido, tus obras, tus palabras, y por todos los “hijos de la mar”, los que sabemos y hemos aprendido, con tu ejemplo, a comprender la vida y la muerte, esas palabras tan extrañas para esta especie, supuestamente, humana.
Pronto celebraremos, porque siempre seguirás aquí, que el derecho a la Eutanasia, sin paliativos, ha sido por fin reconocido. Y tú sabes que en ese momento, que está muy próximo (¿qué te apuestas?) habrá miles de personas, entre otras yo, que piensen en ti, en el único que lo ha dicho todo sin concesiones fáciles a la galería, sin mover un músculo de tu inquebrantable RAZÓN y DIGNIDAD.

5:43 p. m.  
Blogger Amadora said...

Yo te conocí después de que te fuiste, pero espero que allí donde estés, hayas alcanzado ese descanso tan merecido y esperado. Tu historia, al igual que la de Ramón Sanpedro, me impresionó. ¡Quién sabe!, quizá vuestro ejemplo sirva para que nos paremos a pensar que cada uno tiene derecho a elegir como quiere vivir y como desea morir... HASTA SIEMPRE.

12:46 p. m.  
Blogger warrior said...

Venga, por favor, menos llorar. Siento compasión por Jorge León, auqnue ya de poco vale. El mensaje es para los demás. Jorge no es ningún heroe, lo que ha hecho lo hace cualquiera. Los heroes verdaderos son los que están en su situación y descubren cada día la magia de la vida, siempre en guardia, luchando contra todo. Esos son los heroes y este es mi homenaje.

8:11 p. m.  
Blogger HIVIVO said...

Bueno, ahora estoy en una situación dificil, quizas mi apego a la vida es porque aun no he empazado a sentir el dolor. Quiero empezar de nuevo...quiero otra oportunidad para disfrutar de lo simple... lamento q te fuiste...

7:09 a. m.  
Blogger KARI said...

me llena de desconcierto lo ke aki he leido...mi hijo tiene paralisis cerebral y no se ke diablos pasa por su mente...a veces kiero oir una sola palabra ..otras kreo entender sus gestos ..su mirada dulce amo su risa y no creo ke sea solo un reflejo...me he transformado en una hermitaña viviendo en un mundo de papel..vivo rodeada de gente y solo me da paz su mirada ke no ve .Siempre le pido a dios ke se despereze y me hable ,pero hay dias en ke solo siento la paz de vivir y creo ke es ahi cuando me habla y vuelvo a amar mi vida

6:06 a. m.  
Blogger america vidalia said...

pues lo unico que puedo decir es este tipo de personas merecen de toda nuestra admiracion y de todo nuestro apoyo y que cada alma que se va que encuentre el merecido descanso .... el verdadero descanso

acirema

5:46 a. m.  
Blogger Nicolasoharriz said...

Dios no querra que un ser sufra, dios lo creo, pero el sufrimiento es cuestion del azar de la vida. Si jorge realmente no podia soportarlo, es mejor estar al lado de Dios, que animarse a maldecirlo por la desgracia, si del sufrimiento se le hace responsable en la desesperanza no lo ubiquen como traba ante la suplicacia de un ser viviente, quien inmune en su silla relata su desgracia dia a dia por la vil mentira de vivir sin vida.

6:44 a. m.  
Blogger Nicolasoharriz said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

6:44 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home