jueves, enero 26, 2006

Eutanasia - Bush

18-01-2006 El Supremo estadounidense impide que Bush -que ser- vete con una ley federal la Ley de la Muerte con Dignidad del Estado de Oregón, que permite morir a los enfermos terminales que lo deseen, tras obtener un certificado de dos médicos que establezca que al paciente le quedan menos de seis meses de vida y que se encuentra en posesión de sus facultades mentales.

Me sorprede que empleen la fórmula "suicidio asistido" para evitar la palabra eutanasia. Vemos, una vez más, cómo ciertas palabras parece que queman pero al final hay que usar alguna, porque llega un momento en que no caben eufemismos, aunque sí neologismos; puestos a precisar, entre eutanasia y suicidio cabe una actuación específica con nombre propio: el eusuicidio. (Tal vez porque al pensar en suicidios me asalte la horrorosa impresión del que se cortó el cuello con una radial o la que agonizó consciente largamente tras arrojarse por un cuarto piso sin matarse al momento ) . Pero 'eusuicidio asistido' no es nada eufónico y suena demasiado rebuscado.

La figura de la 'buena muerte voluntaria pero necesitada de ayuda por invalidez física' está a la espera de un término específico desdramatizado que no debe esperar a un consenso imposible.

De momento coloquialmente seguiré diciendo, 'a ver si alguien se anima a eutanasiarme cuanto antes'.