jueves, agosto 04, 2005

Eutanasia significa buena muerte. Nada más, ni nada menos.
Buena muerte para el ser humano significa por lo tanto sobre todo muerte digna, una muerte acorde a nuestra condición de seres racionales libres, dueños por tanto de decidir las circunstancias en que queremos morir, el dónde, el cómo y el cuándo especialmente si nuestro cuerpo, más muerto que vivo, no puede cumplir sus fines de ejecutar por sí mismo lo que dispone la voluntad.

Buena muerte si se está inconsciente significa morir como uno hubiera deseado. Mejor si lo deja puntualizado por escrito. Habría que ayudar a vencer la inercia perezosa a entrar en burocracias facilitando una tramitación sencilla de un texto donde los deseos al respecto no encuentren restricciones ni oscuridades de comprensión pudiendo quedar reflejadas sin dudas cada particularidad. Se me ocurre pensar en el papel que podrían jugar nuestros médicos 'de familia' si fueran ellos quienes animaran a sus pacientes a tener formalizados sus 'testamentos vitales'.

Cacotanasia por el contrario es morir con dolores por no tener un especialista con medios que lo evite, sin cortapisas para hacerlo aunque ello acorte ¡no la vida, por favor! si no una dramática agonía en que la muerte ya domina la situación.
Cacotanasia es dejar a un cuerpo vegetativo pero en cierto grado aún sensible, -los vegetales tienen su sensibilidad-, que se consuma por si solo cuando se puede reducir el tiempo de deterioro.
Cacotanasia es tener que tomar clandestinamente cianuro de una mano que se arriesga a la carcel, como mínimo.

¿En qué puede dignificar a una persona una agonía indeseada ? ¿Dónde queda el ejercicio de la razón, atacada y asediada por graves sufrimientos, posiblemente afectada por deficits fisiológicos que pueden reducirla a nada? ¿Qué integridad ética se puede mantener con una existencia que tiende a los niveles más elementales, -animales-, de supervivencia.
Mientras no se regule la eutanasia seguiran produciéndose cacotanasias inútiles, dolorosas, contra la voluntad de quienes tienen que sobrellevarla. .

4 Comments:

Blogger kwitsat said...

"Cacotanasia es tener que tomar clandestinamente cianuro de una mano que se arriesga a la carcel, como mínimo."

Si esto es una alusión al caso de Ramón Sampedro (sobre cuyo caso trata la película Mar Adentro), eso no fue para evitar la cacotanasia.

Ramón Sampedro no estaba en un estado terminal, ni se le estaban aplicando medios desproporcionados para mantenerle con vida. Lo único que hacían era ponerle suero. Podría haber vivido cuantos años hubiera querido.

Simplemente estaba paralizado. Su único sufrimiento, si acaso, era psicológico por no poder caminar, etc.

Pero si señalas que eso es suficiente para legitimar su caso, entonces cualquier clase de minusválido tendría el mismo derecho al suicidio asistido que Ramón Sampedro.

Y si nos ponemos así, quiero suicidarme porque me veo bajito y a mí me hubiera gustado ser bien alto.

:)

10:51 a. m.  
Blogger kwitsat said...

Es mas:
Ramon Sampedro (el de Mar Adentro) tenía la menor de las tetraplejias posibles y podría haber movido los brazos. Si acabó paralizado de todo excepto de cabeza fue porque se negó a hacer cualquier tipo de rehabilitación

link: http://www.bioeticaweb.com/images/stories/documentos/romanac1.pdf

11:03 a. m.  
Blogger KarimJuariz said...

El mundo se mueve, millones de personas lo hacen al mismo tiempo, todos con sus vidas, sus opiniones y valoraciones. Tu opinión es clara y lógica pero no deja de ser TU opinión. Cada persona tiene derecho a decidir sobre sí misma. Además, ¿acaso eres tu R.Sampedro? Todos vivimos en un mismo mundo pero cada uno tenemos nuestras propias realidades y experiencias que nos hacen ser como somos y actuar de una determinada forma.

11:19 p. m.  
Blogger KarimJuariz said...

El mundo se mueve, millones de personas lo hacen al mismo tiempo, todos con sus vidas, sus opiniones y valoraciones. Tu opinión es clara y lógica pero no deja de ser TU opinión. Cada persona tiene derecho a decidir sobre sí misma. Además, ¿acaso eres tu R.Sampedro? Todos vivimos en un mismo mundo pero cada uno tenemos nuestras propias realidades y experiencias que nos hacen ser como somos y actuar de una determinada forma.

11:19 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home